Presentación

¿Qué tienen las joyas para fascinar a los seres humanos desde el principio de los tiempos?

l9c16f6

Torque de Burela, siglo II a.C. Museo provincial de Lugo

Siempre digo en tono de broma que el oficio más antiguo del mundo es el de joyero, que una de las primeras expresiones artísticas que mostró el hombre primitivo fue la de adornarse con un collar con huesos , conchas o semillas. La necesidad o gusto por llevar estos objetos es ancestral: al principio con un significado místico, tribal  o como talismanes, muy pronto esa actividad se ve influida por la estética y nuestra natural tendencia a buscar aquello que nos resulta hermoso.

La ostentación, la demostración de riqueza y posición social han sido y son, sin duda, otro de los motores de la orfebrería al igual que ocurre con otras artes pero, en cualquier caso, las joyas forman parte de nuestra historia.

Retrato de una joven, de Botticelli,(1480-1485) con joyas en el pelo y collar de camafeo.

La búsqueda de la belleza está en nuestro código genético y de la misma manera que empezamos pintando las paredes de la cueva y acabamos creando la Capilla Sixtina, la joyería ha ido evolucionando con el ser humano. De este modo y lógicamente, cada momento de la Historia tiene sus joyas: el Antiguo Egipto, la Edad Media , el Barroco, el  Art-decó… Y en cada uno de ese momentos  ha habido grandes orfebres, creadores y genios que han destacado por su creatividad y maestría en el oficio.

¿De qué va este blog?

Intentaremos que este sea un espacio ameno sobre las joyas y su historia. Hablaremos de joyas famosas, de gemas malditas y anécdotas sorprendentes, de tesoros desaparecidos, de pintura, literatura y cine… ¡No os podéis imaginar la cantidad de hechos interesantes que pueden ocurrir con una joya como protagonista!

También trataremos temas prácticos como el oro y sus calidades, aprenderemos más sobre los famosos quilates, conoceremos las piedras preciosas, veremos cuáles son las tendencias en la joyería actual.

lalique, libelula

Broche libélula de René Lalique, el genio del Art-noveau (1899)

Por eso queremos que este sea un blog en el que vosotros participéis, aportando vuestras opiniones y planteándonos vuestras dudas, preguntándonos aquello que queráis saber a la hora de adquirir una joya o sobre cómo deben cuidarse.

Y sobre todo, queremos hacerlo de forma divertida para que, al mismo tiempo que pasamos un buen rato, aprendamos juntos más cosas sobre estos objetos , quizás prescindibles o poco necesarios, pero que nos acompañan desde el principio de los tiempos y son arte creado a base de metal, fuego y martillo por las manos de los artesanos.

Para mi, quizás su contenido más elevado lo alcanzan cuando, independientemente de su valor material, se convierten en símbolos de sentimientos, en recuerdos de personas que queremos o de momentos felices de nuestras vidas.

¿Sabías en que los anillos de boda se usan como símbolo de unión desde la Antigua Roma?

anillo romano amatista

Sello romano de oro con amatista tallada. Siglo II d. C.

Se sabe con certeza que esta costumbre viene de los romanos, que usaban cotidianamente un anillo-sello para marcar sus pertenencias y sellar documentos, cofres y muebles. Al contraer matrimonio el hombre le daba su anillo a la esposa , confiándole de este modo la custodia de sus bienes. Al principio eran de hierro y parece ser que se generaliza el uso del oro a partir del siglo II.

Más tarde,  fueron los cristianos los que comenzaron a ponérselo en el dedo anular ya que se creía que de ese dedo salía una vena que llegaba hasta el corazón. Aquí tenemos una muestra del simbolismo del que os hablaba.

En nuestro próximo artículo os desvelaremos cómo una valiosa joya fue robada a una reina española y llegó a pertenecer a una reina… de Hollywood.

Suscríbete y te lo contamos!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario