Las joyas ancestrales de Galicia

Hoy voy a hablaros de joyas de mi tierra, Galicia. Podría hacerlo en sentido figurado y contaros las mil maravillas, naturales, arquitectónicas, gastronómicas y culturales que se pueden disfrutar aquí y estaría muy bien: a los que no la conocéis, os entrarían unas ganas locas de venir. Pero como este es un blog sobre joyas, literalmente os voy a hablar de algunas de las espectaculares piezas de orfebrería históricas que se exhiben en los museos gallegos y que son la parte de la herencia cultural que nos dejaron nuestros antepasados de la Edad de Bronce.

Y a los que somos de aquí también nos viene bien este repaso, porque cuántas veces nos sucede que no conocemos las cosas interesantes que tenemos cerca. Cuando vamos de viaje a otro lugar, entramos en todos los museos y sin embargo, es frecuente que no sepamos mucho de los que está al lado de nuestras casas. Una por provincia, vamos a ver algunas de estas piezas que vale la pena contemplar.

Galicia es tierra de oro, con importantes yacimientos conocidos por sus antiguos pobladores, como los castreños. A los romanos les costó lo suyo someter a las gentes de por aquí: galaicos , astures y cántabros se resistieron muchos años a la romanización gracias a su cohesión social y a su fuerte resistencia. Así que fue César Augusto en persona el que tuvo que venir a meternos en cintura y no fue hasta el año 23 d.C. que los galaicos se sometieron. Y es que los romanos no iban a dejar de conquistar unas tierras ricas en oro y que además daban buen vino.

Túnel de Montefurado (Lugo) excavado por los romanos para extaer oro

Túnel de Montefurado (Lugo) excavado por los romanos para extraer oro

En pocos años y con con su conocida eficiencia, explotaron muchos de los yacimientos de oro hasta no dejar ni pizca. A cambio nos dejaron unas buenas carreteras, el derecho, el latín, el saneamiento público… (¿os acordáis de la escena de La vida de Brian?) Decía el historiador romano Plinio el Viejo en su Naturalis Historia que “la Gallaecia estaba llena de oro,plata y hierro” y basta recordar que Ourense proviene del latín “Aurensis”, ciudad del oro. Hoy en día aun queda oro en yacimientos más profundos y existen actualmente proyectos para extraerlos. Esto está generando polémica y nos causa mucha preocupación, ya que la minería del oro puede ser muy agresiva con el  medio ambiente, por lo que esperemos que las cosas se hagan correctamente o no se hagan.

Pero como decía, ya mucho antes de convertirnos en la provincia romana de Gallaecia, aquí se extraía y trabajaba el oro y de las culturas prerromanas nos han llegado unas cuantas piezas que demuestran una depurada técnica y un gran gusto estético. Las joyas son hallazgos siempre muy importantes para los historiadores, ya que nos cuentan muchas cosas sobre los tiempos en los que fueron hechas; desde el desarrollo técnico que existía y la organización social, hasta las influencias y contactos con otras culturas. Como eran objetos de valor, muchas veces fueron escondidas o enterradas para salvarlas de saqueos o momentos de peligro y algunas de ellas aparecen ahora, cientos de años después.

Tesoro de Caldas de Reis

Tesoro de Caldas de Reis en Pontevedra

El Tesoro de Caldas fue encontrado cerca de esta localidad de la provincia de Pontevedra en 1940 en el transcurso de unas obras y constituye , con sus 15 kilogramos de peso en oro, el mayor tesoro hallado en la península ibérica .Era todavía de mayor peso que lo que se conserva, ya que los obreros que lo encontraron decidieron quedárselo y venderlo. Afortunadamente la Guardia Civil acabó enterándose y se lo incautó. Entre las piezas que hoy podemos ver en el Museo de Pontevedra, están 31 aros que se consideraron pulseras en su momento, pero que hoy se cree que eran lingotes de oro a los que daban forma circular para facilitar su transporte. También varios vasos de oro y un bonito peine con decoración de influencia germánica. Este tesoro, datado hacia el 1600 a.C., nos habla de una sociedad jerarquizada, con estratificación de clases sociales. Se cree que posiblemente fue enterrado para esconderlo ante una invasión enemiga.

Casco de Leiro

Casco de Leiro en A Coruña

El Casco de Leiro, de entre los años 1000 y 800 a.C. y que se puede contemplar en el Museo de A Coruña (en el Castillo de San Antón) es una espectacular pieza encontrada en las rocas de una playa de  Rianxo en 1976. Se trata de un yelmo de uso ritual y como símbolo de autoridad, con una rica decoración de espirales labrada por la técnica del repujado. El estilo lo conecta con piezas similares encontradas en el País Vasco y en Alicante, estando también relacionado con otras halladas en el norte de Europa, lo que nos habla de  contacto e intercambio cultural entre estas zonas ya en aquella época.

arracada

Arracada de Vilar de Santos

La Arracada de Vilar de Santos, del final de la Edad de Bronce, es un colgante de oro repujado descubierto en 1924 y que hoy podemos ver en el Museo de Ourense. Es una pieza muy interesante desde el punto de vista histórico ya que en ella confluyen diversos estilos decorativos: se mezclan motivos de la cultura de los castros y genuinamente atlánticos con otros mediterráneo, además de observarse figuras también usadas en Europa Central.

El Torque de Burela, una de las más conocidas , es el mayor torque de los hallados en Galicia y está considerado una de las joyas celtas más importantes del mundo.Fue encontrado por un agricultor de Burela, Lugo, en 1945 y lo primero que se pensó es que era el asa de un caldero. Después pasaría a ser propiedad del coleccionista Gil Varela, un hombre que salvó de ser fundidas muchas piezas importantes y además las prestó al Museo Provincial. Está datado entre el siglo III y el II antes de Cristo, pesa nada menos que 1,812 kilogramos y es de oro macizo. Tiene una hermosa filigrana en el centro y es evidente que debía pertenecer a alguien de rango muy elevado y que se usaría en ocasiones especiales. Después de una larga batalla judicial entre los herederos de Gil Varela y las autoridades provinciales de Lugo, en la que a punto estuvo el torque de abandonar Galicia, por suerte se llegó a un acuerdo y hoy sigue expuesto en el museo de la ciudad.

Torque de Burela

Torque de Burela

Los torques eran collares rígidos utilizados por varias culturas en el primer milenio antes de Cristo como los gálatas, algunas tribus germánicas, los celtíberos y por supuesto, los galaicos. En la foto aparece una impresionante escultura, copia romana de un bronce griego y que se encuentra en el Museo Capitolino de Roma. En ella se ve a un guerrero de la tribu de los gálatas, que eran celtas que vivían en lo que hoy es Turquía: podéis ver que lleva un torque muy similar y que nos demuestra las conexiones entre gentes muy distantes.

Gálata moribundo

Gálata moribundo del Museo Capitolino de Roma

Ya veis que estas joyas son como documentos en los que leemos nuestra historia y averiguamos gracias a ellas, entre otras muchas cosas, que a nuestros antepasados les gustaba adornarse, así que no hemos cambiado tanto. Es incontable todo lo que los investigadores descubren gracias a joyas y monedas antiguas. Como decía antes, al tratarse de objetos valiosos, fueron muchas veces enterradas para salvarlas de ataques, guerras o invasiones. Muchas de ellas permanecieron así, olvidadas durante siglos hasta que, por una casualidad, aparecen ahora como cápsulas del tiempo. Quién sabe cuántos tesoros enterrados quedarán todavía por descubrir y cuánta información nos darán para conocer mejor nuestras raíces y nuestra historia.

Si en vez de leernos preferís escucharnos, recordad que los contenidos del blog los tratamos en la radio todos los lunes a las 12:45 en el programa Es la mañana en Galicia de Esradio con Maite Garrido y Sandra Fares.

Hasta la semana que viene!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario