El Asunto del Collar: el escándalo que hizo rodar cabezas

¿ Habéis pensado alguna vez en que un simple objeto puede tener una relevancia fundamental en la historia de la Humanidad?  Sin duda nos vienen a la cabeza muchos que cambiaron el mundo: la invención de la rueda, la imprenta, la del primer microchip…  Pero nos costaría imaginar que una joya pueda figurar en esa lista.

Pues hoy os voy a hablar de una joya que tuvo una importancia enorme en los sucesos que agitarían el siglo XVIII y que sin duda son esenciales para entender el mundo en el que vivimos hoy en día.

Hay que tener cuidado con no enfadar a la gente..

El Asunto del Collar: así es como se conoce una de las conspiraciones palaciegas más turbias de la historia. El escándalo que generó debido a la torpeza de sus protagonistas produjo un impacto tan grande en la sociedad de la época, que hay historiadores que no dudan en considerarlo el desencadenante de la Revolución Francesa.

En 1785 el cardenal de Rohan fue víctima de una estafa que acabó implicando y dejando quedar pero que muy mal a la reina de Francia, María Antonieta . Todo comenzó con una joven ambiciosa llamada Jeanne Valois, de apellido noble pero que vivía en la absoluta pobreza. Su capacidad para la impostura debía ser impresionante, una especie de Luis Roldán de la época. La historia la ha condenado como una “trepa”  sin escrúpulos, pero yo creo que no era peor, en cualquier caso, que aquellos a los que engañó .

Jeanne Valois poniendo cara de buenita

Jeanne Valois poniendo cara de buenita

Con un gran carisma, desparpajo y personalidad, Jeanne logra introducirse en el círculo cercano al cardenal de Rohan, un hombre de mucho poder y riqueza, pero de escasa inteligencia. Ella se dio cuenta enseguida y ganándoselo, consiguió que el cardenal pagara todas su deudas, entre otros favores.

Pero la ambición de Jeanne era mucho mayor e intentó entrar en la camarilla de la reina María Antonieta, así que se presentó en Versalles haciéndose pasar por una rica aristócrata de rancio abolengo. Tengamos en cuenta que en aquellos tiempos todos los que querían medrar socialmente intentaban conseguir el favor de los poderosos (¿he dicho “en aquellos tiempos”?). Sin embargo, pese a sus intentos no consigue ser presentada a la reina. Así que, sin rendirse, se hace ver por palacio continuamente y con esto consigue engañar a multitud de prestamistas que se fían de su aparente tren de vida y mientras tanto, ella no para de repetir que pertenece al círculo íntimo de la reina. Uña y carne, vamos.

Y entonces se le presentó la oportunidad de dar el gran golpe.

El cardenal de Rohan, alias "el panoli"

El cardenal de Rohan, alias “el panoli”

Su amigo, el cardenal de Rohan no gozaba de la amistad de la reina y como era medio tontaina, se creyó el montaje que Jeanne creó para él. Falsificando cartas de la reina e incluso usando a una prostituta disfrazada de María Antonieta, consiguieron convencerlo de que, gracias a Jeanne Valois, la reina bebía los vientos por el y lo haría primer ministro.

Aquí entra en escena el collar: los joyeros Boehmer y Bassenge estaban como locos por vender esta pieza porque se habían endeudado hasta la peluca para comprar los 540 diamantes que llevaba y confeccionarlo. Cuando Jeanne lo vio, se quedó embelesada y se dijo: “este, para mi”  y embarcó al cardenal en una estafa colosal.

Le dijo que la reina quería el collar pero no tenía suficiente efectivo y ésta quería comprarlo de manera discreta. Su Majestad le estaría eternamente agradecida si él hacía de intermediario. La reina le iría entregando el dinero en cómodos plazos: 1.7 millones de libras , que hoy en día serían unos 80 millones de euros.

boceto

Boceto del famoso collar

El cardenal viendo una oportunidad de quedar bien, accede a la operación presentándose ante los joyeros como intermediario. Los joyeros creen que con semejante aval, no habrá problema para cobrar y nuestra estafadora se hace con la joya. Jeanne enseguida empieza a desmontar los cientos de diamantes y a venderlos para seguir con su vida a todo trapo.

Pero el contrato del cardenal con los joyeros tenía una cláusula que ella desconocía y es que en él se especificaba que la destinataria y última pagadora del collar era la reina. Así es que cuando los joyeros quisieron cobrar y nadie daba la cara, se presentaron ante María Antonieta, que lógicamente, se quedó de piedra porque no tenía ni idea de lo que le estaban reclamando. Rápidamente salieron a la luz los nombres del cardenal, de Jeanne, las cartas falsificadas…

mariaantonietadeaustriadelfinafranciadrouais1773

María Antonieta, sin comerlo ni beberlo

María Antonieta, rabiosa por ver utilizado su nombre y haber sido suplantada, exigió a su marido, le Roi, que castigara duramente a los estafadores, por lo que comenzó un juicio que sería el notición del año en Francia y en toda Europa: el cardenal da con sus huesos en la cárcel de la Bastilla al igual que Jeanne.

El escándalo que siguió indignó profundamente a la sociedad francesa y minó irreparablemente el prestigio que le quedaba a la monarquía. La torpe gestión que hizo la monarquía con todo este tema hizo ver a la gente que, mientras el país atravesaba una profunda crisis económica y el pueblo pasaba hambre, los nobles se dedicaban a despilfarrar millones en sus caprichos y enredos. Además la nobleza francesa odiaba a María Antonieta (que era austríaca de nacimiento) y el juicio cobra tintes políticos que van más allá del asunto del collar.

Finalmente se absuelve al cardenal y condenan a Jeanne a prisión perpetua, pero ésta, usando sus artes, conseguirá huir de prisión y llegar a Londres, donde escribirá unas memorias en las que airea todavía más el asunto y describe a Maria Antonieta como una lesbiana aficionada a las orgías y a todo tipo de excesos, hundiendo aun más su maltrecha reputación.

Lo que vino después es de sobra conocido: sólo 4 años después, estalla la Revolución y en 1793,  Luis XVI y la reina son decapitados en la guillotina. En fin , que les pusieron otro tipo de collar (perdonad, no me resisto al humor negro). Desde luego, en este asunto, María Antonieta era inocente, pero sin duda se puede decir que la vida que llevaban en su burbuja de lujo, de espaldas a los sufrimientos del pueblo, sumado al sentimiento de inmunidad que le hacía creerse intocables, los llevó al destino que tuvieron.

Luis XVI en una última aparición

Luis XVI en una última aparición un tanto incómoda

Decir que un collar fue el desencadenante de la revolución que transformaría el mundo puede ser exagerado, pero está claro que fue la gota que colmó el vaso.

¿Y qué fue de Jeanne Valois de la Motte? Por lo que se sabe vendió todos los diamantes, pero el dinero le quemaba las manos y pronto se le acabó. Se suicidó arrojándose por una ventana en Londres, huyendo de unos acreedores. Es que ella tenía que acabar así, en su estilo…

 

 

 

FRANCE_collier-de-la-reine2

Réplica del collar, el original se lo “fundió” Jeanne

¿Qué joya te favorece? Guía para elegir bien

Aunque en este blog de lo que más nos gusta hablar es de las joyas y su historia, a veces nos salimos de ese tema para abordar otros que pueden ser interesantes y útiles, como es el caso del artículo de hoy.

Quizás nunca lo hayáis pensado pero con las joyas sucede lo mismo que con la ropa:

pendientes de oro balnco con perla y brillantes de nuestra tienda

Pendientes de oro blanco con perla y brillantes de nuestra tienda

hay cosas que nos sientan bien y otras que no. De la misma manera que una prenda con rayas verticales nos estiliza y en cambio, si tiene rayas horizontales nos “anchea”, las joyas tienen un efecto muy importante en este sentido, aunque muchas veces escogemos la joya únicamente porque nos gusta estéticamente.

Hoy vamos a ver algunas “normas” a las que hemos llegado con nuestra experiencia probándoles  joyas a nuestros clientes todos estos años, pero éstas no pretenden ser verdades absolutas. Es cierto que existe una idea universal de armonía, pero por encima de todo está vuestro gusto y estilo. Esa misma experiencia nos ha demostrado que a una persona que lleva sus joyas con decisión y gracia, no se le pueden aplicar normas generales. Así que si al leer esta guía no veis las cosas como nosotros, os olvidáis de ella  y listo.

Está claro que los seres humanos podemos ser altos o bajos, con manos largas o cortas, con cuerpos delgados o corpulentos. En unos predominan las líneas rectas y en otros las curvas…hay una joya para cada tipo. Hay gente a la que todo le queda bien, pero el resto de los mortales debemos tener en cuenta ciertas consideraciones.

Cada uno es como es

Tipos de caras: cada uno es cada cual y baja las escaleras como quiere

Por ejemplo, los pendientes largos van mejor para mujeres que no tengan el cuello muy corto, ya que agravarán esto. En ese caso, mejor usar pendientes pequeños o que cuelguen sólo un poco. Con cuello largo van bien los de grandes dimensiones, pero sin pasarse (que no toquen los hombros):

during the 5th AACTA Awards Presented by Presto at The Star on December 9, 2015 in Sydney, Australia.

Aquí Cate no estuvo muy acertada, y eso que lo tiene fácil…

Hay muchos tipos de cara: oval (les queda todo bien), triángulo , oblonga, cuadrada…Si la cara es larga y angulosa, irán bien aquellos que tengan formas redondeadas.

Earrings-face-shape (1)

En cambio aquí está perfecta

En cambio, en caras redondas, el pendiente

largo y de líneas rectas hará el efecto de alargar el rostro.

En general, como veis, se trata de buscar un poco el contrario, es decir, compensar. Por ejemplo, si tienes la barbilla puntiaguda, no te pongas pendientes angulosos que acaben en punta: intenta suavizar esto con pendientes de formas redondeadas.

Igualmente, los cuellos cortos no se llevan bien con las gargantillas anchas , mejor una delgada. Pero ojo , si se trata de una señora de cierta edad, no usar gargantillas finitas, porque parecerán una arruga.

Espectacular collar de ágata y ónix que vale para casi todos los casos

Espectacular collar de ágata y ónix que vale para casi todos los casos

Otra cosa: ¿Os imagináis un señor bajito con una corbata muy larga? Horrible, parecerá más pequeño y que le han prestado la ropa de alguien más alto. Pues con los collares pasa lo mismo. Las mujeres pequeñitas deben evitar los collares que llegan hasta el vientre. Les quedarán mucho mejor si llegan hasta la mitad del pecho. Las que son altas, en cambio, pueden usar collares hasta la cintura y les quedará muy bien. Cuidado con el volumen del collar: las cuentas o perlas muy grandes no van bien para las bajitas.

Anillo hecho por un servidor (oro blanco con topacio) que estiliza una mano de dedos cortos

Anillo hecho a mano por un servidor (oro blanco con topacio) que estiliza los dedos cortos por que es “alto”

Los anillos también son importantes: las manos se ven mucho, cuando gesticulamos atraen la atención. Si tienes dedos largos ponte lo que quieras, pero si son cortos, debes tener cuidado con los anillos grandes.

Anillo ancho y bajo, no indicado para dedos cortos

 

Hay quien dice que con dedos cortos no se deben usar anillos anchos y es cierto, pero con un matiz: si el anillo es ancho pero tiene altura, es decir con volumen hacia arriba, entonces sí que sientan bien en dedos cortos e incluso los estilizan. Lo que está claro que hay que evitar en este caso son los anillos tipo cinta , que ocupan toda la falange pero son bajos.

¿Y en qué dedo? En todos! Si el anillo es voluminoso y no queda bien en el anular, puede llevarse en el dedo corazón, que siempre es más largo. También en el índice o en el meñique, muy de tendencia ahora aunque no es nada nuevo: en la Edad Media se llevaban frecuentemente en ambos.

Beckham con anillo en el meñique ( le duele la cara de ser tan guapo)

Beckham con anillo en el meñique ( le duele la cara de ser tan guapo)

penelope cruz anillo

Penélope con sello clásico en el índice

Las pulseras: las muñecas gorditas no se llevan bien con brazaletes anchos, mejor varias pulseras, pero sin pasarse, que hay gente que se llena el brazo hasta el codo.

¿Y los colores? Pues por mucho que se intente fijar una norma, aquí sí que no la hay: se dice que las esmeraldas son para las rubias, que las gente de piel blanca no debe usar oro blanco…Nuestra experiencia es que no se puede generalizar ya que el tono de oro o piedras que te sienta bien depende de muchos factores. Lo mejor es probarse las joyas y ver qué efecto hacen.

Supernorma que va a misa: no os volváis locas intentando que la joya tenga el mismo color, pero el mismo exactamente, que el vestido: como voy de verde pistacho y llevo un bolso verde pistacho y además zapatos verde pistacho, quiero unos pendientes  verde pistacho. Resultado: pareces un pistacho.

Hay que romper la uniformidad y a veces lo mejor es hacerlo con las joyas, eligiendo un tono que, o bien “acompañe” o que “rompa”. Las dos son buenas opciones. Y si no lo tienes claro, oro o plata lisos, sin piedras o con piedras neutras, así no te equivocas.

pendientes de diamantes discretos pero siempre muuuy elegantes

pendientes de diamantes, discretos pero siempre muuy elegantes

Siempre debes sentirte cómoda con lo que lleves, ya que si no es así, no estarás natural, y la naturalidad es el cimiento de la elegancia.

Y arriesga un poco, la diosa Fortuna ayuda a los audaces. Si no sale bien , hablarán de tí una semana, pero como decía Oscar Wilde, mejor que hablen mal a que no te recuerden…

Pendientes cortos pero con diseño y un punto de riesgo, también hechos por mi.

Pendientes oro con olivinas, cortos pero con buen diseño y un punto de riesgo (también hechos por mi, que no tengo abuela)

Y para terminar, otra supernorma: dar al complemento la importancia que tiene y que es mucha. Hemos visto personas que se gastan un pastón en el vestido y luego se ponen cualquier bisutería. No es por barrer para casa, pero eso es un despropósito: se va a notar, porque la calidad se nota, y estropeará el conjunto. Reserva una parte del presupuesto para unas joyas buenas y estilosas.

Ya verás cómo al final se convierten en el “toque” que te deja perfecto/a.

 

 

El Salón de Ámbar: un misterio sin resolver

No todas las joyas son para llevar puestas: a veces el gusto (u obsesión) por el lujo puede producir obras como la que hoy vamos a tratar. El rey de Prusia se levantó una mañana y se dijo que el salón de su palacio necesitaba una reforma, así que  convirtió toda una estancia en una joya valiosísima que se llegó a considerar por entonces la Octava Maravilla del Mundo. Lo que pasó después daría para el guión de una peli de Indiana Jones con tesoro ,nazis y todo.

salon de ambar copia

Tenemos que remontarnos a 1701 , año en el que Federico I de Prusia encargó al escultor prusiano Schluter y al orfebre Wolfram que forrasen un salón del Palacio de Berlín con oro y ambar. Estos dos artistas hicieron un impresionante trabajo de siete años  y el resultado fue espectacular y suntuoso a más no poder. Imaginaos un salón enorme cuyas paredes están hechas de miles de piezas de oro y ámbar de la mayor calidad, del suelo al techo, formando barrocos e intricados mosaicos.

Pero ante todo ¿ qué es el ámbar? Pues es una piedra semipreciosa que tiene un curioso origen: en lugar de formarse como los minerales, el ámbar procede de la resina fosilizada de las coníferas. De la misma manera que los huesos de los dinosaurios o las hojas de las plantas se fosilizaron con el paso de millones de años, también la resina de los árboles puede fosilizarse y convertirse en piedra. Todos hemos visto alguna vez el color tan bonito que tiene la resina de un árbol: si se dan las condiciones adecuadas y pasan entre 50 y 75 millones de años, esta resina puede convertirse en ámbar, adquirir dureza y tener un precioso color y brillo. Antiguamente se consideraba que tenía efectos medicinales e incluso mágicos.

Ambar con insectos que podéis ver en nuestra joyería

Ámbar con insectos que podéis ver en nuestra joyería

Hay ámbar de muchos colores , aunque el más conocido es el que tiene un color parecido al de un cognac de los buenos, y a veces ocurre que un insecto que se quedó pegado a la resina se fosilizó dentro del ámbar y se conserva como congelado en el tiempo ¿Os acordáis de Parque Jurásico?

En los tiempos en los que se hizo el Salón, el ámbar era muy difícil de encontrar, siendo mucho más caro que el oro. Y el saloncito llevaba 6 toneladas…

Volviendo a la historia, Federico le regaló el salón entero al zar Pedro I para congraciarse con él, ya que en esa época era un importante aliado. Así que los rusos, encantados con el regalo, se lo llevaron a San Petersburgo  y lo montaron en el Palacio de Catalina. Presumieron de él durante muchos años y cuando, al llegar la Revolución en 1917, se les acabaron los buenos tiempos, el salón quedó milagrosamente intacto y se preservó como un tesoro nacional durante los primeros años de la Unión Soviética.

El salón de ámbar original

El salón de ámbar original

Pero en 1940 estalla la Segunda Guerra Mundial y como en todas las guerras, los invasores son muy aficionados a llevarse todo lo que tenga valor de los países ocupados. Los alemanes se llevaron de los países ocupados tesoros, cuadros, obras de arte e incluso vinos de gran solera. Cuando las tropas alemanas se acercaban a San Petersburgo , que ahora se llamaba Leningrado, los soviéticos intentaron trasladar apresuradamente el salón, pero no podían hacerlo sin destrozarlo, así que lo cubrieron con papel a ver si colaba.

Pero no coló: los alemanes iban ya con la idea entre las cejas. Llevaban una lista de los tesoros y obras de arte que iban a saquear y el Salón de Ámbar estaba entre ellos. Al tomar Leningrado lo desarmaron cuidadosamente y se lo llevaron al Castillo de Konigsberg donde fue exhibido en 1941.

Sin embargo, con el giro del conflicto, pronto pasaría Alemania de ser potencia ocupante a país ocupado y en 1945 , el Ejército Rojo de la URSS asediaba Konigsberg. Las autoridades nazis intentaron evacuar todos los tesoros y aquí es donde se le pierde la pista, en el caos del desplome de la Alemania nazi.

Castillo de Könisberg y oficiales alemanes prisioneros.

Castillo de Könisberg y oficiales alemanes prisioneros.

¿Qué suerte corrió el Salón?

Un gran misterio envuelve los sucesos posteriores. Existen varias hipótesis sobre su destino: unas apuntan a que pudo ser evacuado a un barco pero que éste fue hundido en los combates. Otras aseguran que fue destruido durante los bombardeos soviéticos. Incluso se ha dicho que podría estar en un vagón de tren que ha sido detectado bajo tierra en unos túneles recientemente descubiertos gracias a investigaciones hechas con georadar en 2015.

Pero lo más seguro al parecer, es que el salón se fragmentara y que esté repartido en miles de trocitos cuyos dueños no saben de su increíble procedencia.

Copia del salón que se puede ver hoy en día

Detalle de la copia que se puede ver hoy en día

En 2003 , con fondos aportados por unas empresas alemanas, se realizó una copia y el trabajo se encargó a un grupo de artesanos rusos y alemanes. Se puede ver hoy en día en el Palacio de Catalina en San Petersburgo.

Quién sabe si algún día tendremos nuevas noticias del original…

 

¿Sabías qué?…El ámbar más conocido siempre fue el del báltico pero desde hace tiempo Chiapas, en Mexico, se ha convertido en una potencia a nivel mundial por su abundancia y calidad, y es un motor de la industria local. En República Dominicana ocurre lo mismo y tienen además una variedad azul que es espectacular, como podéis ver en la siguiente foto. Hay que tener cuidado con las imitaciones, porque el ámbar es fácil de falsificar y mucho del que circula es hecho a partir de distintos tipos de polietileno o bien con resinas que no son fósiles.

Ámbar azul

Ámbar azul

Pero qué son los quilates! La explicación definitiva

Con mucha frecuencia los clientes de nuestra joyería me preguntan sobre los quilates y lo cierto es que he notado que generalmente existe mucha confusión e ideas equivocadas sobre este tema.

La culpa es nuestra, de los joyeros quiero decir, porque a veces usamos términos a los que estamos acostumbrados y que sin embargo pueden ser un tanto farragosos. Así que hoy he decidido dedicarle un artículo y desterrar vuestras dudas definitivamente: en el fondo es muy fácil y ya veréis que al acabar el artículo, seréis unos expertos.

Ante todo debemos distinguir  entre los quilates que se refieren a la pureza del oro y los quilates que se usan para expresar el peso de una piedra preciosa: ¡no son iguales! El uso histórico de este término para dos cosas diferentes es lo que lleva a muchos malentendidos.

El quilate es una unidad de masa, es decir, nos sirve para medir pesos, como el gramo o la onza, pero está especialmente pensada para expresar el peso de cosas pequeñas. El origen de la palabra es el griego keration que significaba “algarroba”, la semilla de un arbusto , ya que era esa semilla lo que se usaba en las balanzas  para pesar joyas y gemas.

Algarrobo-Semillas-FDG

Semillas de algarrobo, el origen de la palabra quilate

Vayamos entonces por partes:

1-El quilate referido a las piedras: un quilate equivale a 0,2 gramos, así que si decimos que algo pesa 10 quilates, significa que pesa 2 gramos. Esta unidad se usa con todas las gemas como rubíes, diamantes, topacios, esmeraldas…Lógicamente, cuanto más pesa una piedra , más grande será. Pero el tamaño no lo es todo: un diamante puede ser muy grande y pesar muchos quilates, pero ser de muy mala calidad y por lo tanto, carecer de valor.

Otro día hablaremos de las calidades de los diamantes, pero hoy seguiremos con el tema inicial para no liarnos.

El Lesedi la Rona de 1.109 quilates, 220 gramos de diamante en bruto

El Lesedi la Rona de 1.109 quilates, 220 gramos de diamante en bruto

2-El quilate referido a la pureza del oro: todos habéis oído hablar de oro de 24, 18, 14 o 9 quilates. El oro puro es siempre amarillo y se le llama de 24 quilates, pero este oro puro tiene un problema: es muy, pero que muy blando. Podríais doblar una barra de oro puro con dos dedos y encima se raya muy fácilmente. Esto lo hace prácticamente inútil para fabricar joyas, así que desde la antigüedad el oro puro se mezcla con un poco de plata y cobre, que hacen que la aleación sea más dura y tenga buenas propiedades mecánicas.

Si el oro es de 18 quilates significa que tiene un 75% de oro y un 25% de plata y cobre: esto es lo que se llama oro de primera ley (o de 750 milésimas). Este es el oro que más se usa en joyería en España y lleva una marca (contraste) que dice 750. Para mi es el oro perfecto: bonito, duro y con el porcentaje más alto de oro. Es el único que trabajamos en nuestra tienda y taller.

Este señor está tan contento porque encontró una pepita de 286 kg: se comprende

Este señor está tan contento porque encontró una pepita de 286 kg: se le comprende.

En otros países como Estados Unidos o Alemania, es muy popular el oro de 14 (que sólo lleva el 58.8% de oro) y el de 9 quilates (con sólo un 33,3% de oro). Estos son llamados “oro bajo” y lógicamente son más baratos, ya que llevan “menos oro” pero no tienen un color tan bonito como el de primera ley y tienden a oxidarse. No es que en estos países no exista el oro de 18k , sino que es más común el oro bajo por cuestión de precio y tradición.

Por cierto: jugando con la aleación, podemos conseguir oro de distintos colores y así hacer joyas que combinen con las piedras y conseguir bellos efectos. Por ejemplo, si ponemos más cobre que plata nos saldrá oro rosa. Y si en lugar de añadir plata y cobre, añadimos paladio, nos saldrá oro blanco.

 

Ejemplos:

75% de oro +  25% de paladio: oro blanco de 18K

75% de oro +  20% de cobre +  5% de plata: oro rosa de 18K

A veces los clientes también me dicen que el oro “de antes” era mejor: no es así. Hace 30 o 40 años gustaba más el oro rojizo,pero si era de 18k llevaba la misma proporción de oro que el de ahora de 18k, la diferencia de color venía de la cantidad de cobre y plata de la aleación (el 25%).

Anillos de oro amarillo, blanco y rosa , todos de 18k, diseñados y realizados por un servidor

Anillos de oro amarillo, blanco y rosa , diseñados y fabricados por este que os habla (Colección Apilables).

Bueno, espero que me haya explicado bien y no tengáis dudas: una piedra preciosa puede ser de 0,5  o de 300 quilates, porque el quilate aquí expresa un peso. En cambio el oro no puede ser de más de 24 quilates , ya que aquí expresan una proporción y  24k ya es oro puro al 100%.

Si tenéis alguna duda no os cortéis en preguntar aquí mismo en el blog o contactando con nosotros; será un placer atenderos.

PD: Os iba a contar ahora cómo convertir plomo en oro, pero se me ha hecho tarde, así que lo dejo para el día que hablemos de la alquimia…